Mi web

Crisis del algodón: cerrar los ojos o entrar en acción

Volver

La crisis del algodón, todos los saben, es producto de una serie de factores que vinieron dándose en forma sistemática.

 

Crisis del algodón: cerrar los ojos o entrar en acción

La crisis del algodón, todos los saben, es producto de una serie de factores que vinieron dándose en forma sistemática. No fue de la noche a la mañana que se dejó el algodón para hacer soja o girasol.

27 de Septiembre, 2016

Por Hipólito Ruiz

Fue todo un proceso. Pero no hay ningún gobierno provincial que esté exento de responsabilidades en los últimos 15 años. Hubo desprotección y hasta falta de controles efectivos en la aplicación de protocolos, planes de lucha contra plagas, por mencionar algunos aspectos.

Los legisladores nacionales chaqueños también tienen su cuota de responsabilidad como los gobernadores que no han logrado colocar el tema algodón en la agenda nacional.

¿Por qué el Chaco, como principal provincia productora del textil, no pudo hacer bien los deberes en tantos años?

Hay que admitir que los problemas del algodón no se resolvieron en zona algodonera. Y es un error poner en la mesa de discusión el hecho de que el picudo es el principal problema del textil.

¿Por qué, por ejemplo, productores y técnicos de otras provincias -como ocurrió en el encuentro organizado por el Consejo Profesional de Ingenieros agrónomos en Villa Ángela- miran con asombro la falta de reacción del Chaco ante la caída del textil?

Catarsis

Cuando se convoca a hablar de algodón, quienes integran la cadena textil hacen catarsis. Y tienen razón en varios aspectos. Hay que exponer, con claridad, que a raíz del elevado costo de producción se ha sembrado cada vez menos, pero no es la única causa. Se agrega que la gran desproporción que existe por la buena capacidad de siembra y baja capacidad de cosecha acarrea consecuencias no solo de índole legal sino también la genética de la variedad, que deriva en “cuantiosas pérdidas” en la calidad y rentabilidad del producto, generando pérdidas no solo en la provincia sino también en toda la región.

Por otro lado existe también el inconveniente con el hecho de que el cultivo dejó de ser social, producto de la baja rentabilidad y el valor agregado a lo largo de la cadena productiva algodonera. En pos de esto necesitamos que se elaborare un proyecto político productivo hacia el gobierno y hacia el resto de la cadena algodonera, dice un documento del Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos.

Es necesario contar con más variedad de semillas, mayor disponibilidad de simiente para siembra con diferentes ciclos para que la variabilidad climática y la condición genética de la semilla no produzcan en algún momento consecuencias que resulten negativas para el rendimiento final.

Ni en las estadísticas se ponen de acuerdo

Las cifras que se ponen sobre la mesa de discusión son elocuentes: la Nación tiene sus datos, la provincia otros y los técnicos privados, otros.

Así, en este marco, tampoco hay concordancia entre los datos sobre la superficie implantada: la Nación dice que hubo 233.200 hectáreas; la provincia dice 154.000 y los ingenieros agrónomos revelaron que hubo en la última campaña 169.380 hectáreas. ¿Ni en estos datos hubo acuerdo?

Veamos: otro dato relevante es que en el Chaco el 50% de los productores algodoneros recibe asistencia estatal para la siembra y la destrucción.

De cero a 20 hectáreas hay 82 productores; de 21 a 50 hay 128 chacareros; de 51 a 100 hectáreas, 228 y de 101 a 150 hectáreas, 161 productores, lo que hace un total de 599 productores de algodón que tienen menos de 150 hectáreas.

Debacle que arrastra a la industria

A la ausencia del ministro de la Producción Gabriel Tortarolo en el centro del debate algodonero se suma que el Ministerio de Industria del Chaco tampoco dio señales de haber reaccionado ante la debacle de las industrias chaqueñas, como las desmotadoras del centro provincial, las hilanderías y hasta el caso de la brasileña IGUI del parque industrial de Sáenz Peña. Sin dudas, no se vio a la cartera de Industria asumir una responsabilidad manifiesta que no puede ser ignorada en estas circunstancias.

Aunque duela decirlo: falta más dedicación y trabajo anticipativo en varios ministerios a la hora de frenar la embestida de semejante crisis que afecta al país y sobre todo a la industria local.

Fuente: http://www.diarionorte.com/article/143010/crisis-del-algodon-cerrar-los-ojos-o-entrar-en-accion

Volver
www.cpiach.com - cpiach@gigared.com - Direccion Julio A. Roca 1.376

Telefax:(0362) 4463479-Prov. del Chaco - Argentina